Depresión y baja autoestima: consecuencias de la drogadicción

Depresión y baja autoestima: consecuencias de la drogadicción

La adicción es una enfermedad tratable y la recuperación posible, siempre y cuando la persona adicta ponga de su parte y tome la firme decisión de abandonarla.

La depresión es un trastorno emocional que afecta al hombre y la mujer y está relacionado con diversas situaciones y estados de ánimo como tristeza, angustia, malhumor, decaimiento, pérdida de interés. La persona que presenta un cuadro depresivo permanente verá afectada su vida personal, al punto de involucrar su mundo social y laboral.

Muchas veces para salir de este estado emocional, la gente recurre a la ingesta de sustancias como una forma de evadir una pena, un dolor, una adversidad, originado, quizás, por la pérdida de un ser querido, para darse valor ante una situación difícil, por una decepción amorosa, o un despido laboral, entre tantas razones.

Se han dado casos de personas que no han logrado superar estos problemas y por ello incrementan las dosis de estas sustancias, volviéndose adictivas a su consumo puesto que el cuerpo se vuelve cada vez más tolerante.

Muchas veces la persona drogodependiente piensa que puede dejar la adicción en el momento que lo desee, pero ese concepto mal entendido de autosuficiencia lo llevará al error de seguir consumiendo la droga, del cual no tendrá escapatoria.

Cuántos hogares se han visto destruidos, relaciones de pareja terminadas, familias disfuncionales, niños temerosos, violencia permanente, como consecuencia de que alguno los miembros de la familia haya caído en las drogas.

El adicto o adicta perderá la noción de las cosas, vivirá un mundo irreal donde tratará de solucionar sus problemas recurriendo a las drogas. Este estado de conciencia lo hará abandonar sus planes, metas y objetivos; e inclusive dejará de crecer como persona.

La adicción es una enfermedad tratable y la recuperación posible, siempre y cuando la persona adicta ponga de su parte y tome la firme decisión de abandonarla. No es un tratamiento sencillo, y mucho menos de reconocer cuando se está inmerso en ese mundo.

La drogadicción es un problema de origen social que debe solucionarse a través de la educación responsable que debería brindar toda la sociedad y cada familia y persona en particular.


Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Chat Online
Loading...